El bumerán de las campañas sociales

Este domingo, a las 15.59, estaba delante del ordenador con el pulso a cien y la tarjeta de crédito a mano. Mi vista no se despegaba de una cuenta atrás en el cuadrante derecho de la página que indicaba apenas 60 segundos para que se cumpliera el plazo. Al igual que...