La píldora de hoy puede resultar controvertida, y ciertamente difícil de tragar, especialmente si eres una de esas personas cuya obsesión por la excelencia roza lo patológico (como he sido yo durante mucho tiempo).

De hecho, si estás leyendo esto, probablemente eres una persona ambiciosa, con afán de superación y que está dispuesta a dedicar tiempo y esfuerzo para construir un negocio en Internet. Probablemente eres una persona perfeccionista.

Sin embargo, si me concedes unos minutos de tu valioso tiempo, voy a convencerte de que muchas veces (por no decir siempre) en marketing digital es preferible sacar un aprobado raspado que un sobresaliente.

¿Listo? En este vídeo te explicaré los síntomas del perfeccionismo extremo, y una receta sencilla (pero muy eficaz) cómo curarlo.

Para tener éxito en cualquier proyecto de marketing online, conviene seguir una serie de pasos. Preferiblemente siguiendo un orden lógico, y un paso detrás de otro.

Por ejemplo, si quieres construir un blog de éxito primero tendrás que encontrar un nicho de mercado. Luego tendrás que crear la página web en cuestión utilizando cualquiera de las plataformas disponibles, escribir contenido periódicamente que destaque del montón, interactuar con tus Usuarios…

El secreto del éxito en marketing online es avanzar, y lo que tienen en común absolutamente todas las personas que ganan dinero con este tipo de actividad en Internet (desde un dinerillo extra todos los meses hasta cifras de cuatro o cinco dígitos) es que fueron capaces de avanzar. No se quedaron estancados.

Cuando "Suficiente" Es Mejor Que "Perfecto"

Estas personas – las que tienen éxito en Internet – no son necesariamente más inteligentes que tú, ni tienen necesariamente unos conocimientos mayores, ni conocen atajos o pasos secretos para llegar a su destino antes que tú. Simplemente van dando pasos, uno detrás de otro, sin pausa. Hasta que llegan al final.

Lo voy a repetir, porque es de vital importancia que lo asimiles. La gente que triunfa y cumple sus objetivos con el marketing online es capaz de pasar de la fase de planificación a la acción. Completan un eslabón de la cadena, y van a por el siguiente sin mirar atrás. Este mundo no es para los que más saben, sino para los que más hacen.

No vale de nada encontrar el mejor nicho de mercado del mundo – con volumen, rentable y sin competencia – si nunca creas el blog. Igual que no sirve de nada crear el blog más bonito del mundo si nunca escribes en él. Quedarse a medias no vale, y si intentas hacerlo todo perfecto posiblemente eso será lo que te pase.

Nadie es perfecto. Suena a cliché, pero es cierto.

Hay personas que escriben muy bien, otras con un gran sentido de la estética (a quienes envidio especialmente), grandes diseñadores, programadores, “influencers” en redes sociales y personas capaces de transmitir pasión; pero yo todavía no he visto a nadie que lo haga todo perfecto.

Si no piensas arrancar hasta que no encuentres el nicho perfecto para tu página web, compres el dominio perfecto, diseñes la plantilla perfecta y crees el logotipo perfecto, y no publicarás nada hasta que no esté absolutamente perfecto, lo más probable es que no llegues a ninguna parte.

No quiero decir con esto que tardarás mucho en avanzar, sino directamente te digo que te quedarás a medias y no irás a ninguna parte.

Pero si yo soy una persona muy ambiciosa, soy muy perfeccionista, en cada cosa que hago busco la excelencia y no me gusta hacer nada mediocre…” estarás pensando.

Y créeme, te entiendo. Yo también soy así, y – como principio general – es una filosofía muy sana pero para el marketing online no es práctico ni recomendable.

Con esto no quiero decir que tengas que perpetrar chapuza tras chapuza. Todo lo contrario. Tienes que hacer las cosas lo mejor posible, pero llega un momento en el que tienes que avanzar y sortear el siguiente obstáculo, y ese momento es cuando el paso previo está “suficientemente bien” aunque diste mucho de estar “perfecto”.

Busca el “producto mínimo viable”, algo que se limite a cumplir su función, y sigue escalando tu montaña. Tienes que saber avanzar y dar el siguiente paso aún cuando seas plenamente consciente de que lo que has hecho en el paso anterior es manifiestamente mejorable.

Muchos proyectos de marketing digital (probablemente la mayoría) se basan en prueba y error. Hay que probar ciertas cosas, llegar hasta el final, y evaluar los resultados porque a priori no podemos estar seguros de si funcionarán o no.

Normalmente el éxito de un proyecto en Internet no depende exclusivamente de si el logotipo o el dominio son perfectos. Depende de una combinación de factores, y lo más importante de todo es saber lo antes posible si lo que estamos haciendo tiene sentido o no. Y para eso hay que ir dando todos los pasos – lo mejor posible, pero sobre todo lo más rápido posible – para llegar hasta el final y sacar conclusiones.

Aprende a sacrificar la perfección a cambio de avanzar.

Mi Tutorial Paso A Paso ➨ Cómo Crear Tu Propio Blog Desde Cero

x

¿De Verdad Quieres Crear Un Negocio Increíble?

Llévate GRATIS mi guía de 35 páginas para hacerlo bien desde el principio