Brian Tracy (célebre “gurú” del desarrollo personal) dijo en una ocasión que nadie vive lo suficiente como para aprender todo lo que necesita saber partiendo de cero.

Para alcanzar cualquier meta, debemos apoyarnos en ganadores que ya han pagado el peaje del aprendizaje.

Hay mucha gente allí fuera que ya se ha enfrentado a los mismos retos que tenemos nosotros sobre la mesa, los ha superado, y por fortuna están dispuestos a compartir sus conocimientos.

Precisamente con ese objetivo – compartir conocimientos sobre el marketing digital y los negocios en Internet – nació La Academia de Marketing Online; el podcast gratuito donde mis invitados y yo exploramos los ingredientes del éxito en la red.

Lo que no esperaba cuando lancé el programa allá por el verano de 2014 es que yo iba a aprender tanto – o más – que cualquiera de mis Oyentes.

El otro día, sin ir más lejos, tuve el placer de entrevistar en el podcast a Víctor Campuzano (podrás escuchar la entrevista con Víctor a partir de mañana en iTunes o iVoox).

Entre otras cosas, Víctor Campuzano es especialista en esa críptica modalidad del marketing digital conocida como “Growth Hacking”; un concepto que me quedó clarísimo después de nuestra conversación.

Si no puedes esperar a que salga el episodio, te lo voy a ir explicando para que te suene.

¿Qué es Growth Hacking?

Como explica Carlos Bravo en su blog Marketing de Guerrilla (otra fuente de información que deberías guardar en tus favoritos), el Growth Hacking se define como una combinación de analítica, creatividad y curiosidad para hacer crecer el número de Usuarios de una start-up (o cualquier otro negocio en Internet) “en forma de palo de hockey”.

Es decir, mucho crecimiento y muy rápido.

El growth hacking no es una combinación de herramientas de diseño web ni de técnicas concretas, sino más bien una mentalidad basada en alcanzar crecimientos explosivos en áreas determinadas de un negocio, generalmente en fases cortas e intensas, y con la menor inversión posible.

que es growth hacking

Antes de embarcarnos en cualquier estrategia de Growth Hacking, así a lo loco, es útil establecer unas bases de actuación o un marco de referencia.

Definir el Objetivo de Growth Hacking

Para determinar si una acción de Growth Hacking tiene éxito o no, primero hay que definir lo que entendemos por “tener éxito”; es decir, los objetivos que pretendemos conseguir.

Es importante que el objetivo sea medible (por ejemplo generar 10 comentarios al día en los posts de tu blog o aumentar tus páginas vistas un 50%), y que podamos aislar todos y cada uno de los factores que podrían contribuir a su consecución.

De esta forma, lo que buscamos es analizar el impacto concreto de nuestras acciones frente a otros factores externos.

Los objetivos difusos o subjetivos tipo “que los Lectores de mi blog estén más contentos” no son medibles, y por tanto no son adecuados para una acción de Growth Hacking.

Sin embargo, sí podríamos hacer una encuesta de satisfacción entre nuestros Lectores  (antes y después de implementar nuestra estrategia de Growth Hacking) y utilizar esa métrica objetiva para evaluar los resultados.

La Hipótesis de Growth Hacking

Después de definir un objetivo concreto y establecer las métricas que usaremos para evaluar su grado de consecución, hay que definir la acción que llevaremos a cabo para conseguir el objetivo.

Como en cualquier experimento científico, se trata de definir una hipótesis que pondremos a prueba objetivamente. Por ejemplo, “si hago A, sucede B” donde A es nuestra acción de Growth Hacking y B es el objetivo definido en el punto anterior.

Hasta aquí, todo perfecto, ¿verdad?

El Growth Hacking y eso que llamamos Marketing de Guerrilla no se trata de probar por probar, ni de realizar estudios académicos, ni de experimentar por el mero hecho de experimentar.

Cada acción de Growth Hacking debe de estar directamente encaminada a cumplir un objetivo, y la hipótesis que debemos definir es precisamente la relación prevista entre la acción y el resultado.

Implementando la acción de Growth Hacking

Cuando hayas definido el objetivo y la hipótesis de tu acción de Growth Hacking, estás listo para pasar a la fase de implementación.

No deja de sorprenderme la cantidad de gente que empieza por aquí, cuando realmente los pilares de cualquier acción de Growth Hacking son los dos puntos anteriores. Claro, luego pasa lo que pasa : )

Dos fundamentos frecuentemente asociados al Growth Hacking son invertir lo menos posible en recursos, publicidad o herramientas de diseño web para poner a prueba nuestra hipótesis, y obtener resultados estadísticamente significativos en el menor tiempo posible.

Para que la acción sea significativa, es conveniente que tenga la mayor visibilidad posible y por lo general existe una relación inversamente proporcional entre la duración de la acción y la inversión por un lado, y los resultados por otro.

El Growth Hacking no es sinónimo de no gastar nada, sino de invertir lo menos posible y durante el menor tiempo posible para validar nuestra hipótesis (por fortuna la red está repleta de fantásticas herramientas gratuitas como Canva o Buffer que nos permitirán hacer justamente esto).

Analizando la acción de Growth Hacking

Como explican nuestros expertos invitados en el podcast – y yo mismo repito en la conclusión de cada episodio – una de las claves del marketing digital es no tener miedo a probar las cosas, medir, iterar, y volver a medir.

Todo el proceso que te he explicado hasta ahora no servirá de nada si no eres capaz de analizar los resultados objetivamente.

Por tanto, en esta fase quiero hacer hincapié en el mismo punto que mencionaba al principio del ejercicio: para analizar la efectividad de una acción de Growth Hacking antes es necesario establecer criterios de medición objetivos.

Growth Hacking: Iteración y mejora

Pero la cosa no termina aquí.

Hemos definido un objetivo, hemos puesto a prueba una hipótesis y hemos medido los resultados.

¿Ahora qué?

Pues dependiendo de si nuestra acción de Growth Hacking nos ha acercado o nos ha alejado de nuestro objetivo inicial (y por cuánto), ahora entra en juego la iteración; pequeñas mejoras continuas e independientes las unas de las otras con el objetivo de maximizar los resultados con la menor inversión posible.

Si nuestro objetivo inicial era conseguir 1.000 Suscriptores adicionales para nuestra Newsletter, o quizás generar 25 comentarios en un post, una nueva hipótesis a probar podría ser si es posible duplicar esos resultados con una acción similar.

¡Y vuelta a empezar!

Este proceso de iteración y mejora continua es la esencia del Growth Hacking, y técnicamente no tiene fin porque siempre podemos establecer objetivos más ambiciosos y probar nuevas técnicas (o pequeñas variaciones sobre las ya empleadas) para alcanzarlos de la forma más rápida y económica posible.

Conclusión

¿Funciona el Growth Hacking?

Desde luego que a Víctor Campuzano no le ha ido nada mal, y le ha servido para convertir su blog en uno de los principales referentes del marketing digital en español.

Y nosotros en La Academia de Marketing Online también estamos recogiendo los frutos : )

Podcast Marketing Online
El Growth Hacking: un factor decisivo en el crecimiento de nuestro podcast

Este artículo apareció primero en OscarFeito.com.

Mi Tutorial Paso A Paso ➨ Cómo Crear Tu Propio Blog Desde Cero

x

¿De Verdad Quieres Crear Un Negocio Increíble?

Llévate GRATIS mi guía de 35 páginas para hacerlo bien desde el principio