¿Sabes qué? No tenía previsto publicar este artículo que estás leyendo.
He repetido una y otra vez aquí en La Academia de Marketing Online que lo de construir un negocio sólido en Internet requiere sangre, sudor y lágrimas; requiere paciencia y mucha, mucha perseverancia…
Así que hablarte ahora de nociones aparentemente mitológicas como ingresos pasivos y ganar dinero mientras duermes puede provocar un cierto grado de confusión, porque generalmente no asociamos estos conceptos con el trabajo duro y la perseverancia precisamente.
El concepto de “ingresos pasivos” suena a leyenda. Igual que el mítico reino de El Dorado que arqueólogos y caza-tesoros de medio mundo llevan buscando desde el Siglo XVI, aún sin saber si realmente existió.
Así que he dudado.
No porque las nociones de “ingresos pasivos” y “perseverancia” estén reñidas entre sí – que no lo están – sino porque es más fácil dejarse llevar y buscar un El Dorado que podría no existir, en lugar de construir nuestro propio El Dorado con trabajo, esfuerzo y tesón.
Pero después de darle muchas vueltas al asunto, he pensado que sí; vamos a hablar de esto porque al fin y al cabo esta página es para ti; es para ayudarte a crear un negocio rentable en Internet, y una cosa no quita la otra.
Construir tu propio El Dorado requiere esfuerzo, trabajo, paciencia y perseverancia, pero cuando aplicas los principios que hemos ido desgranando aquí en La Academia de Marketing Online puede brotar algo realmente mágico: ingresos pasivos.

Pero claro; no es magia, ni mitología, ni superstición sino el resultado de tu trabajo. 
Es el resultado de dedicar todo el tiempo que sea necesario a encontrar un nicho de mercado que te apasione (y que además sea rentable). El resultado de aportar valor añadido a tus Usuarios cada día, de involucrarte en sus problemas y frustraciones, y de hacer todo lo posible para ayudarles.
Si haces esto – y no pierdes de vista el propósito motivador único de tu blog o página web – los ingresos pasivos llegarán. Y construirás tu propio El Dorado.
Pero, ¿qué significa realmente eso de “ingresos pasivos”?
Cuando hablamos de ingresos pasivos en el contexto del marketing digital, nos referimos a la noción de generar flujos de caja crecientes a través de nuestra actividad en Internet sin necesidad de una dedicación proporcional de tiempo.
Dicho de otra forma, gracias a la subcontratación de tareas y a la automatización de ciertos procesos, puede llegar el momento en el que los ingresos de tu negocio en Internet crezcan indefinidamente con una dedicación de tiempo proporcionalmente menor por tu parte.
Suena bien, ¿verdad?
Los trabajos “convencionales” son lo opuesto a “ingresos pasivos”. 
Cuando trabajas en un banco, en una tienda o en cualquiera otra profesión “normal”, tus ingresos serán proporcionales al tiempo que le dediques.
Puedes cobrar más o menos – dependiendo de tu trabajo, de tu experiencia, de lo bien que le caigas a tu jefe/a y de tu formación entre otros muchos factores – pero hay una verdad inapelable: estás invirtiendo un número de horas semanales a cambio de un salario
En el modelo laboral “tradicional” si quieres ganar más, o consigues un salario mayor o trabajas proporcionalmente más horas (lo cual no siempre es posible).
Todo ese tiempo y esfuerzo que has dedicado a construir algo en tu trabajo – un equipo, el lanzamiento de un nuevo producto o servicio – no sirve de nada si dejas de trabajar
Si dejas tu trabajo (más allá de vacaciones y bajas por enfermedad, claro está) dejarás de cobrar. No hay un “ingreso residual” ni nada que se asemeje a “ingresos pasivos”.
Pero en el maravilloso mundo de Internet los ingresos pasivos – esa noción tan aparentemente exótica como “ganar dinero mientras duermes” – existe. Siempre y cuando hayas dedicado tiempo y esfuerzo previamente en implementar los mecanismos adecuados.
Imagínate que construyes un blog sobre una temática en concreto.
Gracias al posicionamiento SEO (que puedes aprender aquí), gracias a tu interacción en redes sociales como por ejemplo Facebook, y quizás gracias a campañas continuas de adquisición de tráfico pagado (por ejemplo Facebook Ads o Google AdWords) comienzas a generar una audiencia estable para tu página web…
Has construido tu propia pirámide de ingresos, y tienes comprobado que combinando todas estas técnicas de monetización cada 1.000 Usuarios que visitan tu página web te reportan de media 10 euros de ingresos entre unas cosas y otras.
Poner en marcha toda esta estructura de captación y monetización de tráfico, y automatizarlo, requiere tiempo y esfuerzo y desde luego no se consigue de la noche a la mañana, pero cuando lo tengas en marcha empezarás a generar ingresos pasivos. El “maná” más glorioso (y más incomprendido) del marketing digital.
Atención: esto no significa que puedes dejar de trabajar en tu proyecto; ni mucho menos. No me malinterpretes. Lo que significa es que efectivamente tu blog podrá generar leads mientras duermes, podrás vender eBooks y otros contenidos digitales de pago mientras duermes y podrás generar ingresos publicitarios mientras duermes.
Y, sobre todo, podrás duplicar tu volumen de ingresos sin dedicarle el doble número de horas como sucede con los trabajos “normales”.
Lo que te estoy explicando no es muy distinto a publicar un libro (que, por cierto, puedes hacer por tu cuenta vía el programa Kindle de Amazon y aplicaciones como Selz o eJunkie); lo publicas una vez, y los royalties te llegarán indefinidamente. 
Claro que tendrás que seguir promocionándolo y dándolo a conocer, pero el esfuerzo y el tiempo que le tendrás que dedicar será proporcionalmente menor que escribir otro libro cada semana.
Lo mismo sucede con una aplicación móvil de pago en iTunes, o incluso una tienda en Internet; ambos negocios están abiertos 24×7 y pueden generar pedidos los 365 días del año aunque estés durmiendo o de vacaciones. Sin que tengas que dedicar necesariamente un esfuerzo proporcional en generar esas ventas adicionales.
Ambos casos – la publicación de un libro o una aplicación móvil en iTunes, y una tienda de Comercio Electrónico – generan ingresos pasivos.
Un negocio en Internet sólido y rentable difícilmente funcionar en piloto automático (al menos de forma sostenible en el tiempo), pero desde luego que sí puede generar un fuente de ingresos recurrente con una dedicación mínima por tu parte; por ejemplo un par de horas a la semana.
Ese tiempo extra del que dispondrás mientras tu negocio avanza “sobre raíles” te permitirá automatizar y subcontratar algunas de las tareas que estás haciendo actualmente para escalar tu actividad y complementarlo con vías adicionales de captación de tráfico (por ejemplo reformulando tu contenido para ofrecerlo a través de un canal de vídeos en YouTube) y con nuevas fórmulas de monetización (por ejemplo creando un audio-curso o cualquier otro tipo de contenido digital que podrás ofrecer a tu audiencia actual para maximizar esos ingresos).
Reitero que NO me estoy refiriendo a poner un cubo vacío en el tejado de tu casa y cruzar los dedos para que lluevan monedas de oro durante la noche. 
Quiero pensar que si has estado siguiendo La Academia de Marketing Online desde hace algún tiempo (y si no, ¿a qué estás esperando? Vas a aprender mucho aquí…) a estas alturas ya me conoces y sabes que aquí no hay atajos. Pero por si las moscas quiero subrayarlo una vez más.
Antes de generar ingresos pasivos con tu negocio en Internet, hay muchas cosas que debes hacer así como una serie de conceptos mentales que debes interiorizar (enumero muchas de estas cosas en esta recopilación de posts). Asimismo, tanto el volumen de estos ingresos como su solidez dependerán de numerosos factores incluyendo tu nicho de mercado.
Pero si sigues ese camino fielmente, te garantizo que encontrarás tu propio El Dorado; el problema es que no todo el mundo tiene la perseverancia de seguir el tortuoso camino que lleva hacia él.

Mi Tutorial Paso A Paso ➨ Cómo Crear Tu Propio Blog Desde Cero

x