No me canso de repetirlo: en esto del marketing online triunfan los que más hacen, y no necesariamente los que más saben.

Si sigues nuestro podcast de marketing digital con cierta regularidad, probablemente estarás un poco cansado de escucharlo. Pero para bien o para mal, es cierto.

Evidentemente antes de “hacer” cualquier cosa uno debe de adquirir unos conocimientos mínimos, tener una idea de lo que quiere conseguir y trazar un plan de actuación, pero en algún momento hay que pasar a la acción.

¿Pero sabes qué? Según mi experiencia (y me dedico a esto desde hace 15 años, así que lo he visto alguna vez) una de las principales razones por las que la inmensa mayoría de blogs no llegan demasiado lejos no es por la falta de conocimiento de sus creadores sino por su incapacidad de pasar a la acción.

Si estás esperando la tormenta perfecta – que se alineen los astros de tal forma que prácticamente tengas garantizado el éxito antes de empezar – te recomiendo que dejes de planificar y empieces a hacer.

Voy a contarte lo que me ha pasado a mí, y por qué he dejado de esperar esa tormenta perfecta…

Soy partidario de predicar con el ejemplo, y uno de los objetivos de esta página es enseñarte a crear un blog épico compartiendo contigo no sólo las cosas que a mí me han funcionado bien, sino especialmente mis meteduras de pata.

La Tormenta Perfecta En Marketing Online

Por un lado, considero este ejercicio de auto-crítica como una terapia para mí mismo, y por otro lado creo que tiene cierto valor avisarte de los errores que he cometido para que tú no tropieces en esas piedras que a mí me han hecho perder tiempo y energía.

En este sentido – y retomando el símil de la tormenta perfecta – llevo exactamente 13 meses planificando la creación de un vídeo para mi canal de YouTube (por cierto, aquí puedes suscribirte a mi canal de YouTube).

No te exagero. Más de un año rumiando cómo ha de ser ese vídeo, cómo debe de ser el sonido, los pasos que quiero explicar, cómo quiero explicarlos, la introducción, el guión, los programas que utilizaré, el formato…

Pero el caso es que hoy, 17 de febrero de 2015 (13 meses después de comenzar a planificarlo), todavía no hay vídeo. Ni se le espera.

Lo tengo todo en la cabeza, pero no consigo pasar a la acción. Y es una pena, no sólo porque creo que el vídeo en cuestión puede ser de gran ayuda para muchísimas personas, sino porque creo que puede contribuir notablemente a conseguir mis propios objetivos (ya sabes, la mejor forma de conseguir lo que quieres es ayudando a otras personas a conseguir lo que quieren ellos).

¿Y por qué todavía el dichoso vídeo no es más que una idea a la que doy vueltas y vueltas en mi cabeza? ¿Por qué esa idea no termina de materializarse?

Podría decirte que es por falta de tiempo, pero no sólo te estaría engañando a ti sino que no estaría siendo sincero conmigo mismo. Claro que hay tiempo, la producción del vídeo en cuestión no debería llevarme más de una hora – dos a lo sumo. No, no es por falta de tiempo.

¿Falta de conocimientos? Tampoco. He tenido cierto éxito con los vídeos de YouTube, incluyendo éste sobre cómo crear un blog gratis que acumula ya más de 200.000 reproducciones, así que sé lo que tengo que hacer.

No, no es por falta de conocimiento.

No he producido el vídeo por la sencilla razón de que estoy esperando la tormenta perfecta. No de forma consciente, claro, pero sí de facto. Quiero que todo esté perfecto, quiero tenerlo todo perfectamente planificado de antemano, y no quiero que haya fallos. Estoy esperando el día perfecto, el momento perfecto. De hecho, cualquier excusa es buena para no producir el vídeo.

Llámalo perfeccionismo, llámalo excesiva planificación, llámalo miedo al fracaso, llámalo como quieras, pero 13 meses después no hay vídeo.

Pero ya está bien de hablar de mí, hablemos de ti.

Quizás todavía no has puesto en marcha tu blog porque sigues buscando “el nicho de mercado perfecto“. O quizás porque meses (o años) después de identificar tu nicho, sigues debatiendo si es preferible crear tu página con WordPress o utilizar una plataforma gratuita como Blogger (por fortuna aquí y aquí te explico exactamente cómo hacerlo de ambas formas).

Errores SEO

Imagen cortesía de Blogger

Quizás incluso después de decidir qué plataforma utilizarás, sigues viendo vídeo tras vídeo y leyendo artículo tras artículo sobre cómo configurar tu blog y estás intentando resolver en tu cabeza todas los hipotéticos problemas que tendrás con la plataforma (a pesar de que todavía no los has tenido porque todavía no has hecho nada).

Quizás ya tienes tu blog, pero estás esperando esa “tormenta perfecta” de inspiración, tiempo libre y ganas para escribir un artículo épico que pase a la historia como una de las mejores obras literarias en tu nicho de mercado.

O quizás no te has atrevido a pasar a la acción en las redes sociales porque el logotipo o la cabecera de tu blog no son perfectos. O porque tienes miedo de que nadie te siga.

Hazte un favor a ti mismo – y a los miles de potenciales Lectores que esperan ansiosos lo que tienes que decir – y pasa a la acción. No esperes a que se alineen los astros, no esperes a que llegue la tormenta perfecta.

En esto del marketing online triunfa el que más hace y eso implica equivocarse, y de vez en cuando hacer cosas que están por debajo de la perfección. Pero ahí están, y uno va avanzando y dando pasos hacia su destino final.

Y ahora, querido Lector, perdóname, pero voy a dejarte porque tengo un vídeo que grabar.

Mi Tutorial Paso A Paso ➨ Cómo Crear Tu Propio Blog Desde Cero

x

¿De Verdad Quieres Crear Un Negocio Increíble?

Llévate GRATIS mi guía de 35 páginas para hacerlo bien desde el principio