El otro día estuve hablando con un viejo amigo a quien conocí durante mi etapa en el departamento de banca de inversión del Deutsche Bank (hace ya muchos, pero que muchos años, cuando todavía era joven…)

Mi amigo trabaja ahora en un negocio “tradicional” (nada que ver con el marketing online), tiene a más de 800 personas a su cargo, y este verano asistió a un curso acelerado de management en el prestigioso Harvard Business School donde coincidió con un montón de emprendedores incluyendo a más de uno que ha tenido mucho éxito en Internet.

La buena noticia es que la inmensa mayoría de estos emprendedores de éxito tenían una cosa en común; un ingrediente mágico que está allí – a la vista de todos – para que podamos imitarlo y tener alguna probabilidad de compartir esos grandes éxitos.

La mala noticia es que este ingrediente no es nada fácil de lograr, y de hecho es uno de mis principales retos en este momento.

Si todavía no te has tenido que enfrentar a este obstáculo en tu negocio de marketing digital, estoy seguro de que en algún momento tendrás que hacerlo

Así que te lo voy a ir explicando en detalle, para que no te pille por sorpresa, y te voy a dar algunas ideas para afrontarlo

Tuve una conversación bastante profunda con este amigo mío cuando regresó de Harvard, centrada en la poca distancia que frecuentemente separa el éxito del fracaso en los negocios.

Superando Retos

La suerte juega un papel decisivo en el eventual desenlace de muchos de nuestros proyectos profesionales (tanto online como offline), pero el denominador común de los emprendedores más exitosos que coincidieron con mi amigo en Harvard era el FOCUS.

Así de claro, así de sencillo.

Él me lo describió como una combinación de claridad en la misión (un foco de atención u objetivo nítidamente definido) y un empuje en la ejecución comparable al hambre con la que una leona en la sabana africana caza a su presa porque sabe que si no lo hace su camada no comerá ese día.

Focus. Drive. Hunters (“Cazadores”). Estas son las tres palabras que utilizó mi amigo para describir a los compañeros de pupitre que más le habían impresionado este verano en Harvard.

Y ese foco de atención es, precisamente, mi mayor reto en estos momentos.

Increíblemente, repasando algunos de los artículos más populares que he publicado aquí en La Academia de Marketing Online, veo que buena parte de ellos han estado relacionados de forma más o menos directa precisamente con el FOCUS.

La Importancia De Saber Decir NO, El Efecto Pinball, Lo Mejor Que Puedes Hacer Cuando Tienes Pocos Usuarios o Cómo Convertirte En Un Experto en Cualquier Cosa son sólo algunos ejemplos de artículos populares que tratan diversas cosas, pero que en el fondo ponen de manifiesto lo mismo: la importancia de centrarse sólo en una cosa a la vez.

Y lo que me resulta increíble es que no lo he hecho a propósito.

Ha sido accidental, o por lo menos subconsciente, pero después de esa reunión con mi amigo me di cuenta: es una preocupación subyacente que puede percibirse en buena parte de mis artículos, y quizás una de las cosas más importantes a tener en cuenta cuando realmente quieras construir un negocio rentable en Internet (o en cualquier otra parte).

¿Pero qué significa esto a efectos prácticos? ¿Quiere decir que no podemos desarrollar una estrategia de comunicación ambiciosa en Twitter para promocionar nuestro blog, si al mismo tiempo estamos construyendo una audiencia en Facebook?

¿O significa que es imposible construir blogs rentables en distintos nichos de mercado simultáneamente?

Pues depende.

A la hora de priorizar tus acciones de marketing online, de decidir cuánto tiempo debes dedicar a cada una de ellas y cuáles conviene aparcar indefinidamente, te recomiendo guiarte por el acrónimo “FOCUS | Follow One Course Until Success”; sigue una solo rumbo hasta alcanzar el éxito.

Si estás involucrado en más proyectos de los que puedes manejar, no tienes suficiente focus. A efectos prácticos no significa que no vayas a tener éxito, sino que estás empujando tantas cosas distintas en tantas direcciones diferentes que ninguna avanza lo suficiente.

Imagínate que trabajas en un almacén, y tu objetivo es mover cajas muy pesadas desde el punto A hasta el punto B. Esa es tu misión. Nada más.

Las cajas son tan pesadas que después de empujar durante 15 minutos apenas logras desplazarla 10 metros y debes descansar otros 15 minutos antes de empujar de nuevo.

Puedes intentarlo de dos maneras:

  1. Empujar una caja en dirección al punto B, descansar 15 minutos. Tomar una segunda caja, empujar esta segunda caja en dirección al punto B. Descansar 15 minutos. Tomar una tercera caja, empujar esta tercera caja en dirección al punto B. Descansar 15 minutos. Volver a empujar otro poquito la primera caja… Y así sucesivamente.
  2. Centrarte en empujar una sola caja. Descansar 15 minutos. Volver a empujar LA MISMA CAJA EN LA MISMA DIRECCIÓN. Descansar 15 minutos.

Si entendemos que alcanzar el punto B es alcanzar el éxito, ¿qué ruta te parece más eficaz?

Obviamente si estás intentando sacar adelante cuatro o cinco proyectos totalmente independientes, la importancia del focus es evidente. Pero lo difícil es identificar las piezas prioritarias – las cajas que deben ser trasladadas del punto A al punto B – y asignar un orden de ejecución dentro del mismo proyecto.

Fijar Objetivos

A modo de ejemplo, en estos momentos llevar La Academia de Marketing Online al siguiente nivel supone un reto importante que me ilusiona muchísimo (y creo que voy en buen camino) pero implica entre otras cosas:

  1. Producir contenido de calidad regularmente para OscarFeito.com (aquí no puedo fallar, ni en frecuencia ni en calidad, porque los Usuarios están acostumbrados a un cierto tipo de contenido).
  2. Producir contenido de calidad regularmente para nuestro podcast de marketing digital. La primera temporada del podcast tuvo una gran acogida y un ascenso meteórico en los rankings de iTunes, así que en algún momento habrá que empezar a grabar la segunda temporada porque claramente es un medio fabuloso para comunicarme con mi Audiencia. Así que aquí tampoco puedo fallar.
  3. Así a lo tonto, uno de los vídeos que creé a principios de año para nuestro canal de YouTube (cómo crear un blog gratis) ha acumulado unos 200.000 minutos de visualizaciones en apenas seis meses. DOSCIENTOS MIL MINUTOS DE VISUALIZACIONES. Y cerca de 400 interacciones entre Likes y Comentarios. ¿Cómo voy a fallar en esto con una Audiencia así? Habrá que producir más vídeos de calidad para YouTube, y tengo unas ideas muy buenas no sólo para satisfacer a estos Usuarios sino para comenzar a monetizar… Pero hace falta tiempo, claro.
  4. Cada día recibo varios correos de lectores de esta página, oyentes del podcast, o espectadores de YouTube que me presentan sus proyectos, me transmiten sus dudas y me piden consejo. Después de lo que expliqué aquí (Cómo Hacer Que Tu Blog Destaque) no puedo fallar en esto.
  5. Todavía no hemos hablado de redes sociales pero tengo perfiles en Twitter, Facebook, Google Plus y LinkedIn donde por cierto recientemente me han invitado a publicar contenidos a través de su nuevo programa de autores (puedes ver el primero de ellos aquí). Todos estos canales son fantásticos no sólo para generar tráfico directo hacia el blog, el podcast y el canal de YouTube, sino también para conocer mejor a mis Usuarios y llamar la atención de personas que todavía no me conocen. No voy a dejar de hacerlo ahora.
  6. Luego está la analítica web. Es prioritario conocer la procedencia geográfica de mis Usuarios, el contenido que leen durante más tiempo, sus hábitos de navegación… Hay que optimizar landing pages y vigilar el rendimiento de acciones orgánicas o publicidad en Twitter y Facebook. La analítica, por cierto, no es aplicable solamente al blog y a las redes sociales sino también al podcast, las listas de e-mail marketing y al canal de vídeos en YouTube. Todas estas fuentes aportan tráfico, así que más me vale saber lo que funciona y lo que no ¿verdad?
  7. El SEO, el mantenimiento técnico, los avisos legales (privacidad, cookies etc…) y los aspectos estéticos de todos los canales enumerados anteriormente también lleva su tiempo. Y no puedes fallar en eso, ¿porque para qué dedicarle tanto esfuerzo a un blog si vas a descuidar su estética o ignoras los fundamentos básicos del SEO?
  8. Ah, y en algún momento habrá que empezar a monetizar todo este tinglado. Eso también es importante, así que tampoco vamos a ignorarlo.

Si te fijas, prácticamente todos los puntos que he descrito anteriormente son “esenciales”. Todos son “importantes” y “cruciales” para seguir creciendo, y en consecuencia no puedo fallar en ninguna de ellos…

Pero, claro, eso es imposible. Porque al fin y al cabo el día tiene un número limitado de horas.

Y recuerda que la lista anterior hace referencia a un solo proyecto – en este caso www.OscarFeito.com – pero como en esto del marketing online es habitual estar involucrado en varios nichos de mercado (por mucho que digamos que no es recomendable). Así que multiplica todas esas tareas por el número de proyectos que tengas.

Si ya has comenzado a construir tu propia plataforma en Internet, sabrás perfectamente a lo que me refiero. Y si no, pronto lo sabrás.

Aunque creas que tienes ese FOCUS (porque estás centrado en un solo proyecto), no puedes hacerlo todo a la vez. Tu tiempo es limitado y deberás escoger el camino a seguir y las acciones más importantes a realizar para alcanzar tu objetivo (el éxito de tu proyecto) de la forma más directa, segura y duradera.

Y esto implica necesariamente renunciar a ciertas áreas de tu proyecto, aunque sea temporalmente, para poder centrarte en otras más prioritarias según la fase en la que te encuentres en cada momento.

Lo difícil es saber ¿qué es prioritario y qué no lo es tanto? Y un truco que te ayudará en este sentido es hacerte las siguientes preguntas:

  1. ¿Esta tarea realmente aporta un valor añadido a tus Usuarios de forma directa (responder a una duda personalmente, o crear una nueva pieza de contenido útil)? ¿Y de forma indirecta?
  2. ¿Esta tarea puede ser automatizada o subcontratada sin perder calidad, permitiendo centrarte en otras áreas del negocio?
  3. ¿Esta tarea te agota, te aburre y/o te consume más tiempo de lo que parece razonable?
  4. ¿Esta tarea empieza a parecerse demasiado a un trabajo convencional? ¿Eso de lo que precisamente quieres huir?
  5. ¿Esta tarea te permite crecer exponencialmente, o por el contrario es necesaria simplemente para mantener el mismo nivel de audiencia y/o ingresos?
  6. ¿Esta tarea es un parche temporal o una mejora puntual (como por ejemplo diseñar un logotipo más bonito), o algo que realmente puede fortalecer las bases de tu negocio a largo plazo (como por ejemplo tomarte el tiempo de responder detallada y personalmente a un Usuario)?

No es fácil responder a estas preguntas, pero el mero hecho de plantearlas ante cualquier duda ayuda muchísimo y te ayuda a mantener ese FOCUS; una sola ruta hasta alcanzar el éxito.

Mi Tutorial Paso A Paso ➨ Cómo Crear Tu Propio Blog Desde Cero

x

¿De Verdad Quieres Crear Un Negocio Increíble?

Llévate GRATIS mi guía de 35 páginas para hacerlo bien desde el principio