Personalmente considero que una de las cosas más gratificantes de esta vida es aprender algo nuevo cada día.

La curiosidad, el afán de superación y la permanente búsqueda de nuevos conocimientos nos mantiene despiertos y – de alguna forma – nos hace sentirnos vivos.

Jim Rohn, un prestigioso empresario y experto en desarrollo personal, aseguró en una ocasión que el aprendizaje es el comienzo de la riqueza. La curiosidad, la búsqueda de respuestas y el aprendizaje es donde comienza la magia.

Llevo más de 15 años dedicado profesionalmente al mundo del marketing digital y te aseguro que el día en el que deje de aprender algo nuevo, recogeré mis bártulos y me dedicaré a una cosa.

Y es que independientemente de cuál sea tu objetivo en estos momentos, indistintamente de lo que pretendas conseguir en tu propia aventura de marketing en la red, hay que disfrutar del camino y  en gran medida eso se consigue aprendiendo algo nuevo cada día.

¿A qué viene todo este rollo, te estarás preguntando?

Pues resulta que recientemente tuve el placer, el honor y el privilegio de entrevistar a Vilma Núñez (una de las mayores expertas de marketing online) para el podcast de La Academia de Marketing Online y al poco tiempo de comenzar el programa (que, por cierto, se publicará mañana) me enseñó algo tremendamente sencillo pero tremendamente potente al mismo tiempo.

Una lección aparentemente obvia, pero que nunca había mirado desde esa óptica y que te resultará de gran ayuda en tus proyectos en Internet.

Como bien saben los Oyentes de nuestro podcast de marketing digital y negocios en Internet, los tres valores esenciales que están presentes en cualquier negocio de éxito (dentro o fuera de la red) son el trabajo duro, la perseverancia, y la paciencia.

La biografía personal y la trayectoria profesional de Vilma Núñez también están plagadas de referencias a estos valores fundamentales. Sin embargo, aunque es fácil abrazar estos pilares cuando las cosas salen bien y uno obtiene los resultados deseados, no lo es tanto cuando las cosas no avanzan según lo previsto.

Mi pregunta para Vilma, por tanto, fue qué le diría a todos esos emprendedores que llevan meses o incluso años regalando contenidos, productos o servicios de alto valor añadido, pero que pese a ello no terminan de dar el salto.

Como es lógico, yo esperaba una respuesta muy concreta: “que lo sigan intentando”.

Si han puesto empeño y perseverancia, que pongan un poco más. Si han estado publicando un post a la semana, que publiquen dos. Si han estado subiendo dos vídeos semanales a YouTube, que suban tres. Y, sobre todo, que no se rindan.

¿Pero sabes qué? Vilma me salió por una tangente totalmente inesperada…

Claro que hay que perseverar, y claro que hay que apretar los dientes y seguir luchando por aquello en lo que uno cree. Pero si tu contenido, tu producto o tu servicio realmente es bueno y pese a ello tu Audiencia y/o tus ingresos no crecen según lo esperado, hay una cosa más que deberías hacer: INVERTIR.

Para lucir, hay que invertir. Y así es como surgió el título para este post : )

Imagen cortesía de Pollo_Flickr

Ciertamente para lucir un blog de éxito, un canal de YouTube rompedor o un podcast estratosférico, hoy en día no basta con producir contenido épico con la precisión y regularidad de un reloj suizo. Ya hay demasiada gente haciendo esto, y no basta para destacar.

Te tienen que conocer, y aunque es técnicamente posible que tengas un golpe de suerte o consigas ese tráfico que tanto anhelas de forma orgánica y 100% natural (por ejemplo aplicando esta técnicas de posicionamiento SEO), puedes ganar muchísimo tiempo y conseguir un gran empujón en la dirección adecuada con una pequeña inversión.

¿A ti te parecería normal pretender montar un salón de belleza o una cafetería sin invertir ni un sólo dólar o euro? Evidentemente, no. Necesitarás un local, necesitarás material, provisiones, quizás necesites empleados… Es inconcebible emprender un negocio tradicional sin invertir, y no es preciso asistir a una escuela de negocios para comprenderlo.

En cambio, muchos aspirantes a emprendedores digitales asumen que sí es posible alcanzar el éxito en Internet sin invertir ni 10 US$ anuales en un nombre de dominio.

Yo no digo que no sea factible (de hecho una de las grandes ventajas de crear un negocio en Internet es precisamente que no requiere la misma infraestructura ni la inversión que requieren muchos negocios tradicionales), pero eso no significa que se pueda hacer completamente gratis.

Mejor dicho, sí se puede pero no es recomendable.

Si realmente quieres construir un negocio de éxito en Internet basado en tus contenidos – puede ser un blog, un canal de vídeos en YouTube, un podcast, un software, una app o cualquier otra cosa – está fenomenal aplicar la filosofía “Lean Startup” y el “Marketing de Guerrilla” para no tener que hipotecar la casa y pedir un préstamo al banco, pero eso no significa que debas intentar hacerlo gratis.

Como mínimo, y dependiendo tanto del estado de maduración de tu negocio como de tus propias posibilidades económicas, en algún momento deberías considerar la posibilidad de invertir en:

1.) Una página web profesional con tu propio dominio

En esta guía te explico cómo crear un blog o página web profesional paso a paso.

Cada vez que un Usuario me explica su plan de negocio y los miles de euros mensuales que va a generar (ideas y nichos de mercado genuinamente buenos), pero insiste en hacerlo sobre una página gratuita de Blogspot, pienso que sus posibilidades de éxito se reducen enormemente.

2.) Una plataforma de e-mail marketing

El e-mail marketing es uno de los canales más sólidos, rentables y eficaces para generar tanto Audiencia como ingresos (las dos piezas fundamentales del marketing online).

Cualquier tipo de negocio en la red – absolutamente cualquiera – debería de estar utlizando el e-mail marketing desde el minuto 0 de partida sí o sí. El problema es que no todo el mundo está dispuesto a invertir en una herramienta de e-mail marketing pese a su enorme utilidad.

Por cierto, en este episodio del podcast hablamos largo y tendido sobre e-mail. Entre otras cosas te explicaré los conceptos más importantes que debes conocer antes de iniciar tu estrategia de marketing por correo electrónico y responderé 8 de las dudas más comunes sobre el e-mail marketing.

3.) La versión “premium” (o de pago) de herramientas online

Hay cientos de herramientas online como Buffer o MeedEdgar que te permitan dedicar menos tiempo a tareas monótonas o repetitivas, y en cambio dedicar más tiempo a aquellas áreas de tu negocio donde tienes la capacidad de aportar verdadero valor añadido.

Evidentemente uno siempre puede (y debe) comenzar con la versión gratuita de estas herramientas “freemiumpero una vez contrastada su utilidad el salto a la versión de pago (generalmente bastante asequible) puede ahorrarte mucho, mucho tiempo.

Y recuerda que tu tiempo tiene un valor.

4.) Ayuda

Muchos negocios en Internet comienzan su existencia como un mero pasatiempos (quizás tú también empezaste así), pero algunos terminan siendo mucho más que eso.

Independientemente de si tu objetivo a corto plazo es ganar dinero o simplemente quieres que tu mensaje llegue al mayor número posible de personas (ambos fines, por cierto, son compatibles), te puedo garantizar que antes o después tendrás que enfrentarte al Síndrome del Superhéroe.

Esta aflicción (muy común entre emprendedores) consiste en pretender hacerlo absolutamente todo por nuestra cuenta – desde la producción de contenidos hasta la interacción en redes sociales y la programación, pasando por todo lo demás – lo cual inevitablemente provoca bastante estrés y suele terminar mal.

Además de organizarte, priorizar tareas y manejar tus expectativas de forma realista, el antídoto para superar el Síndrome del Superhéroe y seguir creciendo es sencillamente buscar ayuda (colaboradores) y delegar tareas, tanto de forma puntual como de forma regular.

Aquí tienes algunos consejos para hacerlo bien.

5.) Invertir en publicidad

“La gente vendrá, Ray. Tú constrúyelo, y ellos vendrán”.

En la película cuasi-ochentera Campo de Sueños, interpretada por Kevin Costner cuando aún tenía pelo, la majestuosa voz de James Earl Jones (“Luke, yo soy tu padre…”) le insistía una y otra vez que si edificaba un campo de béisbol en medio de las llanuras de Iowa, la gente acudiría en masa y, esencialmente, sería un negocio redondo.

Por desgracia, los negocios online (especialmente aquellos basados alrededor de contenidos donde las barreras de entrada son muy escasas por no decir inexistentes) no siempre despegan con tanta facilidad y puede resultar mentalmente agotador esperar a que los Usuarios lleguen solitos.

La promoción activa, a través de canales gratuitos pero también invirtiendo en publicidad online altamente segmentada (por ejemplo a través de Twitter Ads) es un requisito indispensable para generar la tracción necesaria que impulsará el negocio.

Pero, con la cantidad de servicios y plataformas publicitarias existentes, ¿por dónde empezar?

Pues si sabes quién es tu Usuario Ideal (en esta guía gratuita te enseño cómo identificarlo), sabrás perfectamente dónde se encuentra y qué plataformas frecuenta. Partiendo de la base de que tu contenido realmente aporta valor añadido (una condición sine qua non) y que tienes una o varias de estas estrategias de monetización implantadas para convertir esa Audiencia en ingresos y así rentabilizar tu inversión, allí es donde tienes que ir a buscar.

6.) Invertir en formación

Terminamos exactamente como empezamos: hablando sobre la importancia del aprendizaje.

Hoy en día, gracias a plataformas de e-Learning como Tutellus.com o Udemy podemos encontrar cursos asequibles sobre prácticamente cualquier cosa que queramos aprender a hacer. Quizás no obtendremos una titulación oficial (aunque es algo cada vez más frecuente), pero obtendremos unos conocimientos prácticos que al fin y al cabo es lo importante para alguien con mentalidad emprendedora.

En general estos cursos no sólo son más prácticos y económicos que los métodos de enseñanza tradicionales, sino que antes de ínvertir en tu formación tendrás la oportunidad de comprobar el nivel de conocimiento de sus creadores así como su capacidad de transmitirlo.

Por ejemplo, antes de invertir en mi curso ÉPICO para aprender a crear un blog rentable, puedes pasarte años consumiendo contenidos gratuitos aquí en el blog y en el podcast antes de decidir si es un producto adecuado para ti.

Jamás han existido tantos recursos y contenidos a nuestra disposición para aprender, así que eso de “no sé cómo se hace” ya no es una excusa válida para alguien que tenga un sueño que cumplir o una meta que alcanzar

Conclusión

Y allí lo tienes.

Una lección que quizás no parezca demasiado revolucionaria ni rompedora a primera vista, pero que realmente puede ayudar a despegar a muchísimos negocios digitales en Internet.

Resulta que frecuentemente en esto del marketing online para lucir no sólo hay que sufrir, sino que también hay que invertir.

Este artículo apareció primero en OscarFeito.com.

Mi Tutorial Paso A Paso ➨ Cómo Crear Tu Propio Blog Desde Cero

x

¿De Verdad Quieres Crear Un Negocio Increíble?

Llévate GRATIS mi guía de 35 páginas para hacerlo bien desde el principio