¿Alguna vez has preguntado a un amigo o familiar cuál ha sido su mejor momento en la vida?

Si no lo has hecho, pruébalo.

Te garantizo que el 99,9% de las personas te responderán que su mejor momento ya pasó.

Muchos te dirán que el día más feliz de su vida fue cuando nacieron sus hijos, o quizás el día de su boda. Algunos evocarán el día de su graduación escolar (cuando se convirtieron “oficialmente” en personas adultas), mientras que otros recordarán con dulce nostalgia los días de su infancia o cuando sus hijos eran pequeñitos y aún vivían en casa con ellos (y no les causaban tantos dolores de cabeza).

Lo tengo comprobado, el mejor momento de la gente en general nunca es ahora.

En la inmensa mayoría de los casos lo mejor ya pasó (y no volverá), mientras que en un puñado de situaciones lo mejor está por venir. Pero nunca es ahora.

Llevo algunas semanas reflexionando sobre esto —cuál es el mejor momento de nuestras vidas, y específicamente cuándo es el mejor momento para emprender— y quiero compartir contigo algunas reflexiones que están estrechamente relacionadas con los negocios en Internet que al fin y al cabo es de lo que trata esta página.

Vamos con ello.

Te prometo que el objetivo de este artículo no es soltarte un rollo emocional de telenovela, ni una especie de discurso de gurú motivacional. Concédeme el beneficio de la duda, y trata de seguirme hasta el final porque creo que sacarás algo positivo.

Querido Lector, si quieres conseguir algo en esta vida (no sólo en los negocios online sino también en cualquier otra cosa) te recomiendo que actúes como si tu mejor momento fuera ahora. Y que te lo creas, porque es verdad.

Tu mejor momento es ahora, entre otras cosas porque esos episodios tan felices de antaño que tanto echas de menos ya pasaron. Y por mucho que te prepares para recibir el mañana, me temo que tampoco podemos saber a ciencia cierta lo que nos depara el futuro.

¿No te lo crees? Piénsalo.

Tu Mejor Momento Es Ahora

Quizás el presente no te parezca especialmente glorioso —especialmente si lo comparas con algún momento destacado de tu vida— pero estarás de acuerdo conmigo en que sólo puedes actuar sobre el presente. El pasado ya pasó, el futuro es incierto, pero el presente es nuestro. Nos pertenece. Nosotros decidimos lo que queremos hacer con él, y cómo queremos vivirlo.

Tanto en este blog como en nuestro podcast de marketing online (disponible gratuitamente en iTunes, Android y Web) insisto una y otra vez que en esto del marketing digital y en los negocios en general triunfa el que más hace y no necesariamente el que más preparado está ni el que más sabe.

Puedes tener las mejores ideas del mundo —y todo el mundo tiene alguna de vez en cuando— pero si no actúas esa idea jamás se convertirá en realidad porque no les has dado una oportunidad de florecer.

¿Sabes una cosa? La falta de autoestima y la permanente indecisión son responsables de más sueños rotos que el fracaso.

Si te pones en marcha, inevitablemente puedes tropezar y caer; pero ese “fracaso” no es más que parte del proceso de aprendizaje. Sin embargo, si nunca te pones en marcha – si nunca intentas ejecutar esas ideas tan fantásticas que tienes en la cabeza – desde luego no se convertirán en realidad.

Uno no puede tropezar si no se echa a andar. No hay más que observar a un bebé que comienza a caminar.

¿Y qué tiene que ver todo esto con tu mejor momento? Pues todo.

Resulta que tus mejores momentos en la vida fueron aquellos en los que te sentiste invencible, feliz, realizado y orgulloso de tus propias capacidades. Tomaste una decisión (casarte, tener descendencia, presentarte a un examen o a una entrevista de trabajo…) y lo conseguiste.

Esas sensaciones pueden repetirse hoy mismo si pones en marcha algo que te ilusione de verdad.

Pero hay que empezar. No puedes seguir viviendo de los sueños, ni de los recuerdos, y qué mejor momento para empezar que ahora.

Desde el punto de vista puramente técnico, no hay mejor momento que ahora para emprender en línea. Para crear algo por tu cuenta, para ganar un dinero extra, o para construir algo realmente memorable que ayude a cientos de miles de personas en todo el mundo.

No hay mejor momento que hoy.

Hoy en día los avances tecnológicos permiten acceder a Internet más rápido que nunca y desde cualquier lugar, de forma que la posibilidad de “trabajar desde casa” nunca fue más real que ahora.

Más allá de la infraestructura, nunca jamás han existido tantos programas, herramientas, utilidades y contenidos gratuitos (o muy asequibles) a nuestra disposición para aprender a hacer prácticamente cualquier cosa que nos propongamos.

Eso de “no sé cómo se hace” ya no es una excusa válida para alguien que tenga un sueño que cumplir.

Cualquiera tiene al alcance de su mano convertirse en la próxima estrella de YouTube, crear un blog referente a nivel mundial, publicar un “best-seller” o atraer a cientos de miles de oyentes en torno a un podcast de audio. No hay que pedir permiso a nadie, no se requieren titulaciones oficiales, y en muchos casos puedes hacerlo de forma gratuita. El dinero ya no es excusa, y los conocimientos tampoco.

Pero claro, ¡hay que empezar!

Hay que ponerse en marcha, y el mejor momento es ahora. No puedes esperar a que se alineen los astros, y siempre vas a ser capaz de encontrar mil excusas para no hacerlo porque parece que nunca es buen momento.

Pero del lado de la demanda tampoco ha existido mejor momento que este para emprender en Internet.

Echa un vistazo a los jóvenes de tu alrededor, quizás incluso tú seas uno de ellos.

Realmente son nativos digitales que han nacido con un smartphone en una mano y una tablet en la otra (palabras que, por cierto, no existían hace  poco más de una década).

Son inconformistas que no se resignan a tragarse la información que les ofrece el noticiero televisivo de turno, ni el periódico que leen sus padres. Pronto muchos de ellos ni siquiera sabrán lo que es un periódico impreso en papel.

No. Estos nativos digitales buscan sus propios proveedores de contenidos independientes. Bloggers como tú y como yo que les ayudamos a solucionar problemas y frustraciones reales, YouTubers que les hacen reír más que ningún programa de televisión tradicional, Podcasters que hablan en su mismo idioma sobre aquello que les apasiona, libros políticamente incorrectos que no han sido aprobados previamente por una gran editorial.

Estas tecnologías y estos canales de comunicación masiva ya no son marginales. Están aquí para quedarse, muchos de ellos todavía tienen un amplio margen de crecimiento por delante, y si estás dispuesto a hacer algo grande con estas herramientas tu mejor momento es ahora.

Con esto no quiero decirte que es fácil construir un negocio rentable en Internet ya sea un blog, un podcast, un canal de vídeos en YouTube o cualquier otra cosa. Claro que no, todo lo contrario.

Requiere muchísimo esfuerzo, paciencia y perseverancia. Rara vez el éxito surge de la noche a la mañana, y suele ser un camino largo plagado de obstáculos (¡pero qué triste sería ni tan siquiera asomarse a ese camino del que tanta gente habla para comprobar por ti mismo cómo es!)

Cierto que la tecnología está al alcance de todos, pero esto también significa que hay muchísima competencia.

¿Y sabes quién se llevará el gato al agua?

Los que más ganas tengan: esos que no olvidan su pasado, ni dejan de soñar con el futuro, pero que actúan como si su mejor momento fuera ahora. Porque lo es.

Mi Tutorial Paso A Paso ➨ Cómo Crear Tu Propio Blog Desde Cero

x

¿De Verdad Quieres Crear Un Negocio Increíble?

Llévate GRATIS mi guía de 35 páginas para hacerlo bien desde el principio